Aquest lloc pot utilitzar algunes “cookies” per a millorar la seva l'experiència de navegació. Per favor, abans de continuar amb la seva navegació per el nostre lloc web, li recomanem que llegeixi la POLÍTICA DE COOKIES. aceptar

Ortopodología (plantillas)

El soporte plantar o más comúnmente conocido como plantillas, es un tratamiento utilizado frecuentemente por el podólogo, el cual ayuda a corregir y aliviar molestias en los pies, cansancio exagerado al caminar, fatiga, dolor en las articulaciones, desgaste irregular en tus zapatos o cualquier otra condición podológica.

Teniendo en cuenta que cada persona tiene una forma diferente de apoyar el pie en el suelo, por la tanto es necesario analizar las características concretas de cada individuo, para detectar posibles anomalías y corregirlas.

Este tratamiento realizado en podomataró, conlleva hacer una exhaustiva exploración del aparato locomotor, incluyendo:

- Realización historia clínica
- Valoración articular, muscular , neurológica y dinámica de las articulaciones de la extremidad inferior.
- Exploración de la huella plantar
- Valoración informatizada de la dinámica de la marcha
- Realización de molde podal
- Confección de soportes plantares personalizados.

Antiguamente, las plantillas o soportes plantares eran muy gruesos y voluminosos y eso obligaba a usar zapatos más grandes, pero en la actualidad cada vez es más frecuente que estos dispositivos se elaboren con materiales que, con menos grosor, ofrezcan más resistencia, adaptándose así a las necesidades y gustos del individuo.

De igual modo, aunque en el mundo del calzado sigue imperando más el concepto estético que la funcionalidad, cada vez se encuentran más zapatos que permiten usar soportes plantares. Cuando estos dispositivos son confeccionados a medida por el propio podólogo a partir de un molde.

Para un perfil medio de usuario, lo que de verdad cuesta hoy en día es encontrar un punto medio entre estética y funcionalidad con respecto al calzado y los soportes plantares.

Cuando aparece un callo podal es que se está produciendo algún roce o hiperpresión dentro del zapato, lo que revela un mal funcionamiento o alteración biomecánica del pie. Es entonces cuando procede asignar una plantilla.

De hecho, mucha gente que se ve por la calle debería llevar soportes plantares, porque, si bien a partir de cierto momento de la vida algunas personas se deberían plantear realizar una revisión de sus pies, igual que se hace de la vista, boca , etc...

Usar gafas para la vista cansada, debería hacerse lo mismo con los pies, a los que también se les castiga, ya sea en los quehaceres diarios o ya sea practicando deporte, por lo que debería pensarse en usar unos soportes plantares, ni que fuera por pura prevención.